La fotografía de Ricardo Asch: movimiento y antirrealismo

article image

Ha llevado algún tiempo separar la noción de realismo de la fotografía: la captura de un momento, de un instante congelado en formas verosímiles que derivó en el reemplazo del retrato realista pintado por una imagen sin pinceladas, sin subjetividad pero con mayor exactitud.

Hay momentos en que el arte se mira a si mismo, cuando la literatura habla de la literatura (meta literatura) o la pintura hace referencia a si misma (el cordobés Juan Filloy incluye a la meta pintura en su novela La Purga). Y estos son los momentos de ebullición y subversión: cuando la literatura que ante todo es lenguaje se inclina hacia la ilegibilidad y, en este caso, cuando la fotografía se torna antirrealista.

Puede resultar paradójico que un fotógrafo que se ha dedicado a la ciencia, llegando a ser uno de los médicos más renombrados de Argentina y la comunidad internacional nos introduzca a un mundo subjetivo y casi onírico (“casi” porque su fotografía no se emparenta con el surrealismo). En el apartado de Visión de su blog de fotografía (www.ricardoaschfotos.com) Ricardo Asch explica “Para mi una foto es una interpretación imaginativa de un algo, no la realidad misma”.

Haciendo de la fotografía algo subjetivo y hasta psicológico, Ricardo Asch también intenta capturar aquello que la fotografía tradicional se resiste a mostrar: el movimiento. Movimiento que deforma el objeto hasta volverlo irreconocible, mejor dicho, hasta hacerlo desaparecer. Por eso no es de extrañar el rol fundamental que la luz cumple en las fotografías de Ricardo Asch, quien nos muestra en “Fuegos Artificiales” el transplante de la artificio de los fuegos a la fotografía misma.

En su blog, Ricardo Asch hace referencia al filosofo y crítico literario Francis George Steiner al decir que “el arte es el medio transformador más directo que podemos experimentar los humanos. Sin embargo, la influencia de Steiner en Ricardo Asch se evidencia transparentemente al unir la fotografía de Ricardo Asch con la siguiente cita del escritor francés: “The ordinary man casts a shadow in a way we do not quite understand. The man of genius casts light.” (“El hombre común proyecta una sombra en un modo que no comprendemos del todo. El hombre de intelecto proyecta luz”)

Fuente: La fotografía de Ricardo Asch: movimiento y antirrealismo. | Fotografía Articulos Gratis