Retratos con luz ambiente (parte 1/2)

article image

El término luz ambiente se refiere a la luz que puede utilizar el fotógrafo sin tener que recurrir a ninguna fuente de luz artificial, por ejemplo, la luz que entra por una ventana o la que produce una vela.

La ventaja de utilizar luz ambiente es que las fotografías hechas de este modo captan mejor la atmósfera original y ofrecen imágenes más naturales que las que se obtienen con iluminación artificial.

Si utilizamos una película muy sensible, el grano y el contraste serán mayores que si utilizamos una película de sensibilidad media o baja. De todos modos, podemos utilizar esto a nuestro favor, por ejemplo, “forzando” la película.

En este tipo de fotografía lo más importante es tener en cuenta que los niveles de luz probablemente sean bastante bajos. Por este motivo, es posible que tengamos que utilizar trípode y una película más sensible de lo habitual. Los reflectores también pueden ser de gran utilidad.

Si nos encontramos en una habitación donde la ventana está orientada al norte, la luz solar nunca entrará directamente. En estos casos podremos utilizar una luz difusa que proyectará sobras suaves y delicadas.

Este es el tipo de luz preferido por muchos pintores, y sus estudios siempre están orientados al norte (por supuesto, esto sólo es aplicable al hemisferio norte; en el hemisferio sur ocurre lo contrario).

Si la luz es demasiado fría y estamos fotografiando en color, puede ser recomendable utilizar un filtro cálido, como un 81A o incluso un 81B.

Si nos encontramos en una habitación donde la luz es fuerte y más direccional, podemos difuminarla cubriendo el cristal de la ventana con una hoja de papel vegetal o una tela fina. Si disponemos de un reflector propiamente dicho, fabricado con un material que difumina la luz, podemos colocarlo sobre la ventana para suavizar la luz que entra a través de ella. Al mismo tiempo, nos puede interesar bloquear parte de la luz, utilizando cortinas, en caso de que las haya, o bien cartón o papel negro. Esta es una técnica bastante habitual en los estudios fotográficos profesionales.